Baja el paro de los graduados superiores en Castilla y León

Registró el segundo mayor descenso del país.

Los graduados superiores en Castilla y León vieron reducida la tasa de paro en 2014 en un 2,8 % puntos (detrás de Madrid fue la región con mayor mejora), quedando la tasa de paro en el 13,6%, siete décimas por debajo de la media española, cuando el año anterior estaba por encima. Aunque, en el aspecto negativo, un año más fue la región donde más sobreeducación se experimentó en el sentido de registrar en el año 2014 una elevada proporción de contratos de trabajo firmados con graduados universitarios para desempeñar tareas que no eran de alta cualificación.

La región destacaba, en cuanto al perfil de los matriculados en grado, por ser una de las cinco, a nivel nacional con mayor presencia de las mujeres y por ser la región con menor presencia de los alumnos en la edad típica universitaria (18-21 años). Por otro lado, era la región con más porcentaje de estudiantes extranjeros en el máster oficial (el 38%) y la segunda con más proporción de tesis doctorales leídas por doctorandos de fuera de España (casi el 35%). En ambos casos destacaba la Universidad de Salamanca y en el primero, además, la IE Universidad (igual que ocurre en el grado). Los alumnos de las universidades castellanoleonesas destacaban en los indicadores de desarrollo académico, estando Castilla y León entre las cinco regiones españolas con mayor tasa de rendimiento de su alumnado tanto en grado como en máster oficial (mayor porcentaje de créditos superados respecto a los matriculados) y con menor tasa de abandono.

Por otro lado, la región de Castilla y León era, por detrás de Cataluña y Madrid, la más cara para estudiar un grado universitario en una universidad pública: uno tipo, de 240 créditos, todo en primera matrícula, costaría con los precios del curso 2014-2015 unos 5.600 euros, en promedio de niveles de experimentalidad (más de 1.100 euros por encima del coste promedio español). Desde el curso 2011-2012 hasta el 2014-2015 los precios públicos aumentaron algo más del 45% en Castilla y León, por el 20% español. La tasa de ocupación de las universidades públicas de la región, es decir, la ratio entre la matrícula de nuevo ingreso por preinscripción y el número de plazas ofertadas era la segunda más reducida de España (77,2%), solo por detrás de Extremadura. Esto es, en 2014-2015, de cada 100 plazas ofertadas quedaron sin cubrir con los matriculados de nueva ingreso por prescripción casi 23.

 




Deja un comentario